Órdenes Sagradas

¿Qué es el Sacramento de las Órdenes Sagradas?

Sagrado significa "separado" y orden designa un cuerpo establecido con una jerarquía. La Ordenación es una incorporación legal a una orden. .

Todos los miembros de la Iglesia participan del sacerdocio de todos los creyentes a través del bautismo. Sin embargo, algunos hombres están llamados a servir a Jesús y a la Iglesia hoy en día a través de la celebración del sacramento de las órdenes sagradas. A través de su liderazgo en la Iglesia, ellos ayudan a continuar la presencia de Jesús en la tierra en el ministerio apostólico.

Aquellos llamados a ser sacerdotes son ordenados por medio del Rito de Ordenación. Al celebrar este rito, los hombres reciben una marca espiritual indeleble, llamada carácter sacramental, lo que significa que representan la presencia de Jesús en la Iglesia.

Hay tres niveles de participación en el sacramento de las órdenes sagradas: como obispo, como sacerdote y como diácono.

OBISPO: Un obispo recibe la plenitud del sacramento de las órdenes sagradas. Él es la cabeza u ordinario de la Iglesia local. El área local que se le confía es llamada una diócesis. Un obispo también es miembro del colegio episcopal: todos los obispos quienes, con el papa, guían la Iglesia.

SACERDOTE: Los sacerdotes sirven a la comunidad de varias maneras. Pueden estar llamados a servir en sus diócesis o como sacerdotes de órdenes religiosas, cumpliendo la misión de una comunidad religiosa particular. Ellos presiden todas las liturgias, predican, administran los sacramentos, aconsejan a las personas, sirven como pastores y enseñan.

DIÁCONO: Los diáconos ayudan y asisten a los obispos sirviendo a las necesidades de la Iglesia, proclamando el Evangelio, enseñando y predicando, bautizando, siendo testigos en matrimonios y asistiendo al sacerdote celebrante en las liturgias.

Los diáconos son ordenados para el servicio en la Iglesia. Hay diáconos que están estudiando para ser sacerdotes (diáconos transitorios), así como diáconos, incluyendo hombres casados, que están llamados a seguir siendo diáconos de por vida y servir a la Iglesia en esta capacidad (diáconos permanentes).

Los sacerdotes reciben el sacramento de las órdenes sagradas en el Rito de Ordenación. El obispo impone sus manos sobre la cabeza del candidato y dice una oración pidiendo la efusión del Espíritu Santo. En una parte del rito, el candidato se postra ante el altar mientras se canta o recita la Letanía de los Santos. En otra parte del rito, las manos del sacerdote son ungidas con crisma. En el rito de ordenación de un obispo, la cabeza del nuevo obispo es ungida.

(adaptado del Sacramento de las Órdenes Sagradas, Loyola Press)

“Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito."

~ Romanos 8, 28