El diaconado es el primer rango de las órdenes sagradas en la Iglesia Católica. Los diáconos, pastores, obispos, incluso el Papa Francisco, son todos hermanos diáconos. El título diácono viene de la palabra griega para servicio: diaconia. El llamado enfatiza un ministerio triple de toda la vida, configurado para Jesús el Siervo:

LA PALABRA
Proclamar, enseñar y predicar

LITURGIA
Servir y presidir la oración comunitaria

CARIDAD
Servir de puente del amor de Dios entre la Iglesia y los marginados de la sociedad.


La mayoría de los diáconos ya han discernido un llamado a la vida matrimonial y eventualmente, dentro del contexto de esta vocación primaria y en una conversación cercana y de acuerdo con su cónyuge, indagan sobre un llamado al diaconado. El proceso de formación del diaconado es largo e incluye al cónyuge desde la investigación inicial hasta la ordenación y durante el resto de sus vidas. Teniendo esto presente, en una fructífera llamada diaconal la vida conyugal se sitúa siempre en el centro.

Un diácono permanente es ordenado de por vida, un clérigo comprometido a tender puentes entre la iglesia y los más marginados. Gran parte del trabajo de un diácono recae fuera de las paredes físicas de una iglesia; un diácono a menudo va a donde la Iglesia aún no está formalmente presente. Por tanto, la mayor parte del ministerio de un diácono no es visible; los diáconos están en las calles, en los hospitales y en las cárceles, conversando con nuestros hermanos y hermanas marginados, llevando el Amor de Dios a quienes a menudo no se sienten amados, ni por ellos mismos ni por el resto de la sociedad. Hablan en nombre de aquellos cuyas voces no son reconocidas y abogan por la dignidad de todas las personas. La variedad en la caridad que brindan los diáconos es ilimitada.

Homilía del arzobispo Etienne sobre el diaconado permanente (19 de diciembre de 2020)

“Los diáconos comparten la misión y la gracia de Cristo de una manera especial. El sacramento del orden sagrado los marca con una impronta ('carácter') que no se puede quitar y que los configura con Cristo, que se hizo 'diácono' o servidor de todos ” (CCC 1570).

Se recomiendan las siguientes actividades para discernir un posible llamado al diaconado:

1. Habla de ello con tu cónyuge (si corresponde)

2. Habla de ello con tu pastor.

3. Revisa y considera estos recursos y orientación , con especial atención a los capítulos 1 y 4.

¿Otras preguntas?

Por favor, póngase en contacto con Lorrie Conway, Directora de Formación del Clero, en el 206-670-2505 o en lorrie.conway@seattlearch.org

"Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por los amigos".

~ Juan 15:13